Ponte el suéter de bufanda

Estamos arrancando el mes de febrero y pareciera que apenas empieza el invierno; al menos en la ciudad de México, las mañanas y noches son más heladas que lo que estuvieron en diciembre, sin embargo también pasa que son las 3 de la tarde, sales a caminar y hace un calor del diablo que te dan ganas de aventarte a la primera fuente que quede de paso.

En resumen: Sales hasta con el abrigo de esquiador de casa, para estarte encuerando después en el baño de cualquier establecimiento público y entonces hay que andar cargando con toda la ropa en la bolsa.

Para este tipo de menesteres surgió una tendencia bastante práctica; yo alguna vez la apliqué -porque a veces tengo destellos de creatividad- y es ideal cuando no encuentras el accesorio adecuado para combinar ese outfit que no quieres cambiar porque la combinación de prendas estaba estupenda y lo único que te falta es una bufanda, chalina o, como diría mi mamá, una garrita para amarrártela en el cuello.

La idea es, entonces, encontrarle un doble uso a tu suéter favorito y ponértelo como bufanda. En realidad no importa si se nota que es un suéter, es totalmente válido, y hay varias maneras de acomodarlo para que no parezca que te escapaste de la casa de tu one night stand.

  1. Átalo a tu cuello con ayuda de las mangas.

¿Recuerdas cuando traes un suéter y para no cargarlo te lo montas en la espalda y con las mangas lo sujetas alrededor de los hombros? Bueno, es la misma lógica solo que en lugar de atarlo a tus hombreos, debes colocarlo alrededor de tu cuello y atar las mangas alrededor haciendo un pequeño nudo de lado. Puedes aplicarlo igual para un suéter corto que para uno largo.

2. Cerrado, como si fueras a ponértelo pero no te lo pones bien

Es mejor si eliges un suéter cerrado, porque el chiste es que justo quede atorado entre tu cabeza y los hombros, literal como un cuello. Y si es de tejido grueso también se ve mejor; puede que te queden las mangas colgando, no importa, déjalas fluir.

Lucy Chadwick, directora de la galería britpanica GBE, fue de las primeras en sacar este accesorio a las calles durante la semana de la moda.

3. Abierto, también atando las magas al cuello.

Es igual que la primera opción pero solo amarras las mangas a tu cuello y dejas el resto del suéter caer de lado, de frente o por detrás. Puedes incluso jugar con la parte que queda suelta ya hacer más nudos; funciona más como un poncho o una chalina.

The Fashion Medley
he Fashion Medley

4. Dos suéteres, uno normal y el otro atado.

suerter7

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s